Laura Igualada - PTSC | Taller de Inteligencia Emocional
490
post-template-default,single,single-post,postid-490,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.4,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Taller de Inteligencia Emocional

Taller de Inteligencia Emocional

1.   INTELIGENCIA EMOCIONAL

Es la capacidad de pensar, entender, asimilar, elaborar información y utilizarla para resolver problemas.

Una buena educación emocional parte de la base de unos educadores emocionalmente inteligentes, capaces de reconocer y expresar sus emociones y las emociones de los educandos, empatizar y gestionar tanto sus emociones como la de sus educandos.

Los alumnos que desarrollan una adecuada inteligencia emocional:

  • Poseen confianza en sus capacidades.
  • Crean y mantienen relaciones satisfactorias.
  • Comunican sus necesidades, pensamientos y sentimientos.
  • Tienen en cuenta los sentimientos de los otros.
  • Están motivados.
  • Poseen una autoestima alta.
  • Tienen recursos para la resolución de conflictos.

 

2.   DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LOS NIÑOS

La Inteligencia Emocional se desarrolla desde los primeros años de vida, ya que as emociones se expresan desde el nacimiento.

El desarrollo de la inteligencia emocional dependerá del contextos en el que el niño se desenvuelve.

La familia es el principal modelo de imitación de emociones.

El medio ambiente, las condiciones del niño, la familia y la escuela influyen en el desarrollo emocional de los niños.

Es necesario enseñar a nuestros educandos a identificar, reconocer y controlar sus emociones.

La educación actual se debería centrar en los aprendizajes, el comportamiento y la dimensión emocional del ser humano, ya que los alumnos que han sido entrenados en habilidades emocionales obtienen un mejor rendimiento académico y tienen más éxito cuando se incorporan al mundo laboral.

 

3.   ESTRATEGIAS PARA DESARROLLA LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

  • Fijarse en las emociones de los niños.
  • Identificar y ser conscientes de nuestras propias emociones.
  • Dar un buen ejemplo con nuestras propias emociones.
  • Fijarnos en cómo juega el niño.
  • Calmar al niño después de una pesadilla o un problema.
  • Enseñarle a expresar sus emociones a través de las palabras.
  • Ante las emociones de los niños la mejor respuesta es darnos cuenta e intentar entenderlas.
  • Ver las emociones como una oportunidad de entrar en contacto afectivo con los niños no como un conflicto o un problema.
  • Dar respuestas a las emociones antes de que se salgan fuera de control.
  • Animar a los niños a hablar de sus emociones qué sienten y cómo se encuentran.
  • Mostrarnos pacientes y cariñosos ante sus emociones.
  • Escuchar atentamente la expresión emocional del niño.
  • Fijarnos también en el lenguaje no verbal o lenguaje corporal, el tono de voz, etc.
  • Ayudarles a pensar soluciones y a que expresen sus propias ideas y soluciones.
  • Enseñar a los niños a nombrar sus emociones.

 

4.   TRABAJAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL COLEGIO

Aumenta el bienestar de los alumnos y se reducen los conflictos escolares, resolviéndose de una manera más asertiva.

Estrategias:

  • 10 minutos cada mañana antes de comenzar la “rutina” diaria.
  • 10 minutos antes de acabar las clases, si es posible, se puede repasar cómo han pasado la mañana.
  • Asamblea: una vez por semana. Ayudará a los alumnos a sentirse mejor cada día.

Actuaciones a llevar a cabo en la escuela:

Primera sesión:

  • Explicar a los niños cuáles son las emociones básicas (alegría, tristeza, asco, enfado, miedo y sorpresa).
  • Enseñarles cómo puedo identificarlas y qué hacer cuando las identifico.

Segunda sesión:

  • Realizamos un taller de Inteligencia Emocional (tutores, PTSC, Orientador y resto de profesores).

Cómo conectar con los sentimientos de tus alumnos:

  • Es fundamental poder conectar con el niño y con sus sentimientos.
  • Los educadores han de tener una actitud: paciente, de escucha activa, compasiva y llena de ternura.
Sin comentarios

Publicar un comentario